miércoles, 5 de diciembre de 2012

Desde Star Trek hasta la Física Moderna. Viajes a la velocidad de la Luz

En esta entrada, Jorge Luis Oficial López, estudiante del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, del Campus Central de Veracruz (ITESM CCV) nos muestra una visión sobre el intangible hecho de viajar a la velocidad de la luz. ¿Realidad o ficción? En este ensayo, publicado en este blog tras petición expresa del autor y realizado para la asignatura de "Expresión Verbal en el Ámbito Profesional (EVAP)" impartida por el Catedratico M. C. Armando Torres Rodríguez, viajaremos desde la ficción cinematográfica, de la mano de Star Trek, hasta la Física Moderna. 

DESDE STAR TREK HASTA LA FÍSICA MODERNA. VIAJES A LA VELOCIDAD DE LA LUZ
Autor: Jorge Luis Oficial López

       Desde el comienzo de nuestra era los seres humanos siempre nos hemos cuestionado acerca de cómo sería el mundo en un futuro y esto se debe a que día con día se pueden ir observando grandes cambios en diversos aspectos dentro del medio que nos rodea, desde la ropa que vestimos hasta la implementación de nuevas formas de transporte, todo ha ido evolucionando con una constate aceleración, pero ¿Qué es lo que ha motivado al hombre a soñar y pensar en crear cosas cada vez más y más complejas?, ¿Las películas y novelas de ciencia ficción abran influido de cierta forma a la creación de nuevos dispositivos que anteriormente no existían?. Tales preguntas son sólo algunas de muchas dudas que giran entre la cinematografía y algunos avances tecnológicos, por consiguiente analizaremos algunas de las investigaciones realizadas por el investigador Miguel Alcubierre que giran en torno a la Física moderna y la ciencia ficción.

Fuente: wikipedia. Licencia CC-BY-SA 3.0

       Desde sus inicios tanto los libros como las películas de ciencia ficción han hecho que muchas personas se planteen una intrigante pregunta. ¿Algún día el hombre podrá viajar a otras galaxias? Como en la serie Star Trek la cual fue creada en 1966, que tiempo más tarde salto a las carteleras cinematográficas; en dicha serie la nave Enterprise logra a hazaña de superar la velocidad de la luz por medio de un mecanismo llamado Warp Drive, propulsión por curvatura o distorsión.

       ¿Pero físicamente ese hecho puede ser posible?


      Después de muchos estudios, la física moderna nos ha demostrado “que nada puede viajar más allá del límite de 300 mil kilómetros por segundo” (Ohanian, 2009). No obstante el Físico mexicano Miguel Alcubierre, Director del Instituto de ciencias nucleares de la UNAM, menciona que teóricamente podría ser concebible. Para poder analizarlo mejor, tenemos que visualizar cómo la ciencia moderna entiende el concepto  de espacio-tiempo así como también la expansión del universo. El espacio que cotidianamente vemos a nuestro alrededor es invisible y pareciera que no tiene ninguna distorsión. Sin embargo la ciencia moderna nos revela que el espacio no es como lo vemos.

        
      Por consiguiente Alcubierre menciona que “Esas alteraciones en el espacio, es lo que descubrió Einstein hace 100 años aproximadamente, él observo que el espacio físico en el que nos encontramos no es estático, sino dinámico”  (Alcubierre, 2012), es decir, que es el espacio-tiempo en el que nos encontramos no es nada más un “escenario de fondo”, sino que también puede participar en los hechos reales y por consecuencia puede distorsionarse y curvarse, a causa de esto el tiempo podría avanzar más rápido o más lento.

       ¿Pero cómo podría una persona darse cuenta que el universo no es estático? 

       Lo curioso de este hecho es que nosotros como personas, no lo podemos apreciar a simple vista. Este fenómeno únicamente es notable en objetos de inmensa magnitud como el sol por ejemplo, esto se debe a que es una estrella de gran tamaño y en consecuencia puede presentar curvaturas en el espacio-tiempo que lo rodea. 


       Así mismo Alcubierre comenta que “Para Einstein, lo que nosotros percibimos como la fuerza de gravedad, la cual nos mantiene en el piso  y provoca los movimientos de rotación y traslación en los planetas, es una manifestación de una curvatura del espacio-tiempo” (Alcubierre, 2012).


       En otras palabras lo que nosotros comúnmente conocemos como gravedad, no es otra cosa más que una deformación dentro del espacio en el que nos encontramos, dicha deformación es la que provoca que todo cuerpo permanezca sobre la superficie terrestre, así como también es la encargada de que los planetas giren alrededor del sol.  Pero cabe agregar que para tener una manifestación notable de curvatura es necesario tener objetos de inmensa magnitud ya que incluso para la tierra y el sol, las curvaturas que pueden generar son muy pequeñas.


       En consecuencia a esta afirmación menciona Miguel Alcubierre que “a principios del siglo XX el astrónomo Edwin Hubble, descubrió a través de observaciones que las galaxias se alejaban de nosotros y que en efecto el universo se expande debido a las deformaciones espacio tiempo” (Alcubierre, 2012). Para comprenderlo mejor tomemos como referencia un brincolin, malla donde suelen brincar comúnmente los niños en las fiestas, en un principio la malla se encuentra en reposo, es decir, sin elasticidad pero cuando una fuerza, una persona, actúa sobre ella esta se deforma siendo jalada en todas direcciones, y si se pintaran círculos pequeños de colores, estos comenzarían a alejare unos de otros al estirarse la malla. Si se tomara como una malla elástica al espacio y a las galaxias como pequeñas manchas pintadas sobre ella, entonces podríamos observar que las galaxias no se alejan por su propio movimiento, sino que el espacio es el que hace que se muevan en todas direcciones y a diferentes velocidades. 

        Entonces ¿Podría el ser humano viajar más rápido que la velocidad de la luz?

       En palabras de Miguel Alcubierre menciona que tal afirmación es correcta y explica que “si uno piensa en la expansión del universo, lo que se dice es: mientras más lejos este una galaxia de nosotros, quiere decir que se mueve con mayor rapidez” ” (Alcubierre, 2012). En esta afirmación, uno podría  inferir que si una galaxia está lo suficientemente lejos entonces se aleja de nosotros más rápido que la velocidad de la luz.


      ¿Pero  eso sería como ir en contra de lo que dijo Einstein? A lo que Alcubierre agrega “No, porque eso es parte de la teoría de Einstein, no es que las galaxia se muevan en el espacio más rápido que la luz; sino que el espacio, el medio, está expandiéndose muy rápido” ” (Alcubierre, 2011). Mejor dicho, si el espacio se puede expandir de tal manera que los objetos se alejan más rápidos que la luz, pero  no porque se estén moviendo, sino porque el espacio se está expandiendo entonces de esa manera una persona podría viajar más rápido que la velocidad de la luz.


       En resumen hace años cuando recién se estrenaba la serie de Star Trek, las personas podrían haber visto como una fantasía de ciencia ficción el hecho de que en determinado tiempo la física pudiera decir que, de alguna forma, un cuerpo pudiera viajar a la velocidad de la luz o inclusive superar tal magnitud, y de esa manera hacer que un ser humano llegue a otra galaxia como se veía en la serie de Genne Roddeberry a principios de 1966. Actualmente la física ha demostrado que ese hecho puede ser posible pero aún quedan muchas preguntas por resolver, pero lo que en un principio apareció como una fantasía del cine, en algunos años podría ser una realidad indiscutible ya que “ya se conoce la intensidad en que se expande el universo y hacia donde lo hace, sólo hace falta resolver cómo nace o cómo manejarlo” (MILENIO, 2011).
 

Bibliografía:

1 comentarios:

Brandon Tarapuez dijo...

Los felicito por este blog, me encantó, esta muy bien diseñado y su información es muy útil, ya que es muy interesante.

Publicar un comentario